Inteligencia Artificial: ¿Qué debes tener en cuenta?

En un artículo anterior te hemos explicado que la inteligencia artificial va a revolucionar el mundo empresarial y, concretamente, el sector de las ventas a través de sus innumerables beneficios.

Es una realidad. Ya está aquí.

Sin embargo, es normal que haya un grado muy alto, no solo de escepticismo, sino de reticencia, siempre que se avecina un tsunami de semejantes dimensiones.

Para que puedas ser de los primeros en aprovechar todo lo bueno que la irrupción de la inteligencia artificial (IA en adelante), y puedas aplicarla de rápidamente y sin trabas, vamos a exponerte algunos de los problemas más habituales que conlleva y cómo solventarlos.

Los retos de la IA hoy

Hasta hace muy poco, la presencia de la IA prácticamente se limitaba a máquinas que realizan tareas demasiado peligrosas para los seres humanos o programas informáticos que aprendían y mejoraban en juegos como el ajedrez o el go.

Desde hace unos años, los asistentes de voz han sido la apuesta principal de grandes compañías como Amazon o Google para acercar la IA a nuestro día a día.

Los expertos no se ponen de acuerdo sobre si el desarrollo exponencial que va a experimentar la IA y su mayor presencia en nuestra vida cotidiana va a ser positiva o no. Lo que está claro es que es una realidad y que es inevitable.

Ya han aparecido los primeros escándalos que han demostrado que Google grababa, sin permiso, las conversaciones de sus clientes mediante su asistente virtual.

Esto nos muestra que la IA tiene un reto muy importante frente al consumidor: asegurarle que su privacidad está a salvo, que no es una tecnología invasiva que se va a usar de forma fraudulenta para fines no consentidos.

El robo de datos personales de determinadas entidades bancarias o gigantes tecnológicos aumenta esta sensación de indefensión ante las nuevas tecnologías, hasta el punto que iPhone ha lanzado una campaña a este respecto en grandes ciudades de EEUU como se ve en este:

 

New York photo iPhone add

 

Qué medidas adoptar para convencer a tus profesionales y clientes de los beneficios de la IA.

Pero no solo debes convencer a tus clientes de los beneficios de la IA en tu negocio, sino también a tus profesionales que pueden pensar que sus puestos de trabajo corren peligro.

Demuestra a tus empleados que la IA es un complemento, no un sustituto, del trabajo humano.

Uno de los beneficios que destacábamos en el es que la IA ayuda al comercial automatizando tareas rutinarias y de poco valor como introducir datos, elaborar informes, definir e introducir rutas de ventas, etc.

Por lo tanto, esto significa más tiempo disponible para estar frente al cliente cerrando ventas y aumentando así las comisiones.

No solo ofrece más tiempo y energía disponibles, sino que mejora los resultados gracias a sus potentes algoritmos de análisis de datos, predicción de ventas, cualificación de leads, estudio del historial y comportamiento del cliente, etc.

Aunque parezca contraintuitivo, los estudios demuestran que la aplicación de la IA no solo no provoca recortes de personal sino ¡aumentos en la contratación!

Por ejemplo, en un reciente State of Sales se demostraba que el 76% de los equipos de ventas que usaban IA habían incrementado sus plantillas entre 2013 y 2016. Del mismo modo, Gartner predice que para 2020 habrá generado 500.000 puestos más de trabajo de los que habrá destruido. Y entre 2021 y 2025 creará otros 2 millones más.

 

Demuestra a tus clientes que la IA no es un peligro para su privacidad, sino una herramienta que les va a ayudar en sus procesos de compra.

Esa cultura de confianza en los beneficios de la IA no solo debe fomentarse a nivel interno en tu empresa, sino a nivel externo con tus clientes.

En la introducción a este artículo hemos comentado algunos problemas que generan desconfianza, pero también es verdad que algunos usos de la IA son percibidos por tus clientes como útiles.

De hecho, en el estudio The State of the Connected Customer se concluye que el 59% de los encuestados valoran positivamente que las compañías usen IA para mejorar su experiencia como cliente.

Por ejemplo, Amazon la utiliza para hacer recomendaciones a sus clientes de otros productos similares a los que están consultando o han comprado. Del mismo modo, algunas plataformas de TV ofrecen a sus usuarios recomendaciones de películas o series en función de las que ya han visto o consideran sus favoritas.

Más aún, un estudio de Accenture concluye que el 72% de los altos ejecutivos tienen intención de aumentar la confianza de sus clientes mediante una política transparente de uso de la IA.
 

La IA es una realidad que está irrumpiendo con fuerza en el mercado actual. Aporta múltiples beneficios, pero también encierra algún peligro pues podría generar desconfianza tanto en tus profesionales como en tus clientes.

Si eres claro y transparente a la hora de comunicar los beneficios que supone para estos dos colectivos, seguro que abrazarán la nueva tecnología de buen grado y eso redundará en un incremento de las ventas para tu empresa.